Unos galopes antes de llegar al punto final. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

El momento de la llegada nos brindó un espacio magnífico para galopar.

Anuncis

Entre Catalunya y Aragón, el Matarranya. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

Los pasos naturales que esconden las fronteras, a veces los hacen más visibles. Este es el caso de la ocasión en la que rodeamos la frontera a su paso por la carretera.

 
Fijaos que al fondo se ve la señalización de la Comarca del Matarranya, que lucha por mantener su propia identidad.
¿Y esto… es un control de alcoholemia? Nada, un vaso de vino almorzando…

Ah, que nos ayudan a cruzar la carretera..

Y los servicios, siempre nos acompañan

La ruta urbana, entre las paredes de piedra y la historia de Queretes. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

El recibimiento en Queretes fué multitudinario.

Las callejuelas y la sombra se agradece después de la larga ruta

Las vistas

Llegamos a Queretes. El público ya nos espera. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

Nos agrupamos antes de llegar a la población de Queretes.
Fijaos en las vistas! 
Es momento de peinarse, que nos esperan los cretenses.
 

Els Ports y Horta de Sant Joan al fondo. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

La ruta contaba con algunos puntos estratégicos con vistas a Els Ports y a Horta de Sant Joan, población donde Picasso estuvo parte de su juventud. Fijaos en las maravillosas vistas a Els Ports!

Llegan los carros, jinetes y amazonas
 
 
  
Algunos nos explican pequeños percances
Y todos ya con el regusto de una buena ruta
  

Toll de Verdura. III Encuentro de Amigos del Caballo, Matarranya 2011.

Nuesto almuerzo fue  cerca del Toll de la Verdura, posición estratégica para bañarse en los meses más caudalosos y cálidos. Al final de este verano la situación ya és más difícil.
El Molino de Agua para moler los cereales atestigua los restos de la historia reciente.
Nosotros dejamos señal de nuestro paso. Pero una señal que desaparecerá, como debe ser en la naturaleza.